Autorretrato intuitivo

Un ser viviente. Especie humana. Humano. Sexo femenino. Mujer. Hombre. Sin glándulas testiculares. Trompas y ovarios. Cubano de Cuba. Cubana. De América americano. Terrícola. El planeta. ¿Cuál galaxia? La Habana. Habanera. Del mar. Los mares. Mi isla. Yo isla. Tu isla. Nos isla. Islamos. Isleña. Aislada. A(is)lada. Una hoz y un martillo. Marx. Comunismo. Utopía. En el centro un corazón. Alrededor un girasol. Algún día será tatuaje sobre mis vértebras. Comunista. Camarado. Los labios de rojo. Igual el vestido. La historia. Te cuento. Contamos. Dialéctica. Materia. Espíritu. Espiritualismo dialéctico. La vida. Existir. Existamos. El mundo. Egoísmo. Pequeño. Fraternos. Inmenso. Un cuerpo con nada. Desnudos vinimos. Desnudos nos vamos. Recuerdos. Personas. Afectos. Errores. El tiempo. Inversiones. De tiempo inversiones. De vida. Otras vidas. Una historia, una foto, un dibujo, un árbol, un collar, un almuerzo, un hijo. Desprenderse en retoños. Distintos. Nacer. Una vez todos los días nacer. Aquí me nazco yo ahora. Después, no se. Sobrevivirse. Crear. La creación. Anónima. No me digan quién diseñó las alas de las golondrinas. No me digan quién compuso la música del mar. No me digan quién colgó un sol en el cielo. Lo que importa es que están. Lo que importa es que existe Don Quijote. Son el efecto de una causa. La adarga sin cordura, de Cervantes. Las alas, la música, la luz, del misterio infinito. Efectos y otra vez causas. Causas de mis palabras. Mis palabras efectos de mí. Yo efecto del estrabismo. Mi estrabismo efecto de las palabras. (Estoy enferma de palabras). Me prefiero causa. El mundo es causa nuestra. Si causamos algo distinto cambiamos el mundo. Causémonos nosotros mismos. Causefectuémonos mundos. Un mundo donde quepan todos los mundos. Los mundos de todos. El zapatismo en la Selva Lacandona. El Sup Marcos. Don Durito. Cada quien tiene su Lacandona. Que no les engañen los nombres. Mirar más adentro. La identidad no es onomástica. Me dieron un nombre para poner en los exámenes de la escuela. Porque las otras niñas y los otros niños tenían el suyo. Pero a veces me gusta quitarme el nombre para no olvidar quien soy. Una vez a millones de personas les pusieron números encima de sus nombres y les trataron peor que a números. Entonces ocurrió una rebelión de los nombres. Una vez miles de personas comenzaron a desaparecer. Entonces ocurrió la rebelión de los rostros. La dignidad debe tener los nombres y rostros de todos. O no tendrá ni rostro ni nombre. ¿Dentro de qué viven los peces fuera del agua? Un pez sin branquias exiliado del agua es un mundo. Se transforma. Sigue siendo pez, pero no es solo lo que no es. Es mucho más. Deja de ser pez fuera del agua para ser un pez que vuela o un pez que anda. Lo que no somos no es todo cuanto somos. Aunque quienes anden y vuelen solo vean que es pez. Aunque los peces solo vean que anda y vuela. Yo soy todo lo que no me niegue. Lo que no me niegue cuando me reconozco en ti. Difícil. Olímpico. Que intento, no obstante. Amarte como me amo. Amarte como eres. Cuando hasta a mí me cuesta amarme como soy. Por eso horizonte en abstracto. Cosa que tiene nombre y no existe. Porque lo esencial es invisible a los ojos. No todo lo visible con nombre es esencial. Tendría que ser perfecta para hacerme horizonte. No soy tan pretenciosa. No soy todo cuanto pienso. También siento y eso confunde las cosas. Mis ideas son perfectas en relación a mí, pero nunca seré perfecta en relación a mis ideas. Me divierten las imperfecciones. Las contradicciones me definen. Son las que me permiten acercarme al horizonte. Me humanan. No soy el sueño de mí mismo como Rémoro. Todavía no. Quizás nunca. Soy apenas el intento. Un intento de quien intuyo que soy.

Anuncios

4 comentarios en “Autorretrato intuitivo

  1. Mona, me dejaste sin respiración con tanta oración entrecortada…
    Primero un regaño: no somos tus lectores por compasión, cada vez escribes mejor.
    Segundo: me da miedo lo cercana que estás del Altazor de Huidobro….nunca te quedes sin palabras, que a veces tus palabra nos alegran el mundo a los que compasivamente tú se las regalas.
    Un beso grande, sigue así y avísame la próxima. 😉

    1. Ahora recién descubro que hay que aprobar los comentarios para que aparezcan publicados. Ya comienzo a regresar. Lo próximo, ineludible, es contar el paradigma el que viví.
      Gracias Pauleta. Voy aprendiendo.
      Con que ustedes me lean, alcanza. Y me multiplican las ganas, no para escribir, pero sí para publicar.

  2. Moniquilla no pares, no pares, que en medio de tantas tareas, a veces felices otras no tanto, leerte es como tomar una bocanada de aire en un espacio de ahogo. Gracias, por compartir ideas, palabras, en fin por compartirte. Un abrazo, nos vemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s