Informe de recientes actividades sospechosas en el CMMLK

INTRODUCCIÓN

El Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr., más conocido entre sus simpatizantes como El Centro o El Martin, es un sitio tremendamente extraño. Las personas que atrae presentan severos desajustes en sus mecanismos de interpretación de la realidad. Generan alteraciones connotativas en lo históricamente establecido como posible. Utilizan términos y expresiones de evidente tono subversivo, como participación consciente, construcción colectiva del conocimiento, horizontalidad, diálogo, consenso, fe, mística, inclusión social, unidad en la diversidad, comunicación popular, democratización de los medios, ecología política, autogestión, solidaridad, articulación, enfoque de género e, incluso, belleza.

Hablan como si pretendieran cambiar el orden del mundo y, en ocasiones, como si ya lo estuvieran haciendo. Ríen y lloran con extrema facilidad. Celebran la espontaneidad y al mismo tiempo se preocupan por la disciplina. Acostumbran a compartir y a hacerse regalos inusuales. Se saludan siempre efusivamente y tienen formas de presentación muy poco ortodoxas.      

Nótese que cuando se reúnen en grupos para participar en lo que denominan talleres –que pueden organizarse sobre cualquier asunto- asumen comportamientos ilógicos, inapropiados e impredecibles. Quienes coordinan las sesiones preguntan constantemente a los participantes si están de acuerdo con los objetivos trazados y los procedimientos. Trabajan a partir de un diseño elaborado con anterioridad, aunque tanta premeditación resulta poco razonable, si se considera que el programa de una tarde puede verse modificado en su totalidad si de pronto los participantes sienten ganas de hacer algo distinto.

La autoridad tradicional se encuentra socavada a cada instante por la arraigada creencia de que todos aprenden de todos. Las jerarquías son de esta manera negadas al situar a educadores y educandos en idéntico nivel de importancia.

Paréntesis: con la cuestión del enfoque de género, muchos insisten en la macabra idea de utilizar siempre el femenino en el lenguaje. Ejemplos frecuentes: todas y todos, las otras y los otros. 

El origen y fundamento de semejantes trastornos, se llama Educación Popular. Una concepción filosófica y metodológica del proceso educativo que tiene la peculiaridad de funcionar lo mismo para cuestionar sistemas sociopolíticos, que para cuestionar la vida personal. A partir del reconocimiento de la dominación en todos los espacios donde ocurren las relaciones sociales –barrio, trabajo, escuela, organizaciones, partidos, familia-, sus defensores -y defensoras- plantean una peligrosa estrategia de liberación que atraviesa lo público y lo privado. Deconstruir, desaprender y resignificar resultan palabras claves en sus discursos.      

Y para colmo, pretenden abolir la sacra dicotomía entre sentir y pensar. No les parece suficiente andar por ahí confabulando utopías sino que, además, intentan que sean sentidas y pensadas desde las prácticas cotidianas. 

Como se confirmará a continuación, este tipo de gente no es muy normal.                 

ACTIVIDADES SOSPECHOSAS

El caso que sirve de análisis a este minucioso informe fue el IV Taller Latinoamericano de Comunicación Popular. Atención: que sea el IV, indica que antes hubo tres similares. Aquí los detalles son sumamente significativos.

En esta ocasión, y al parecer en las anteriores también, se juntaron personas de variada procedencia geográfica y profesional para discutir temáticas relacionadas –adivinen- a la comunicación popular en América Latina. En esta ocasión, comenzaron a aparecer en El Centro entre el sábado 21 de septiembre y el lunes 23 de septiembre, aunque –dato curioso- el taller comenzó el domingo 22 de septiembre en la noche y se desarrolló durante siete días hasta el sábado 28 de septiembre. Debió concluir el viernes 27, igual de septiembre, pero una movida intempestiva dilató el encuentro.    

Obsérvese cómo el elemento septiembre se repite una y otra vez, una y otra vez. La causa de tales repeticiones aún no ha sido esclarecida pero se cree con firmeza que no son casuales. Hemos percibido que en estos asuntos la casualidad suele ser medio cómplice de las intenciones de los sospechosos –y sospechosas-.

Y, como en efecto, el domingo 22 iniciaron las actividades objetos de investigación con un primer momento identificado como “integración y encuadre”, diseñado, supuestamente, con el propósito de que los –y las- asistentes se conocieran. Sin embargo, no hay que dejarse engañar. La integración y encuadre fue algo que estuvieron practicando sin tregua durante lo extenso de la semana. Conversaban con entusiasmo en cualquier intervalo de tiempo. Conversaban antes, durante y después de los desayunos, recesos, almuerzos y cenas. Conversaban en pareja o en grupo, en pie o en sillas. Parecían castores cavando en los horarios para continuar contándose historias de regiones desconocidas. Cruzaban sin vacilar cada medianoche y no mostraban signos de cansancio en la mañana.

Podría atribuirse su energía al agua ozonizada de El Centro, pero es probable que las coordinadoras, en apariencia inofensivas, estuvieran involucradas en ese fenómeno. El intercambio fuera de los límites del salón prefigurado para el trabajo se volvió una prolongación del taller, como las ondas expansivas que causa una piedra minúscula arrojada al agua. Ese fue, en esencia, el efecto de la coordinación. Más que salpicaduras efímeras, provocaron una serie de ondas que continúan su expansión. Lo mejor es no confiarse.

En la primera fase de observación, las cosas de la Educación Popular simulaban un alboroto sin sentido. Jugaban en equipos a matar conejos y a estrellar flechas contra muros. Bailaban frente a una pantalla una coreografía para niños –y niñas- sobre ser una taza, una tetera, un plato hondo y otras excentricidades por el estilo. Impartían talleres XS dentro del taller. Y una noche hasta se hicieron regalos espirituales, algunos de los cuales no se podían tocar.

Respecto al último incidente referido, es destacable que una mujer de Matanzas (perfil ojos azules, cuatro décadas de vida, integrante activa de la Red de Educadores –y Educadoras- Populares) obsequiara a otra mujer de Buenos Aires (perfil rizos puntas rubias, casi dos décadas de vida, involucrada con la Agrupación Kiki Lezcano), una semilla conocida como ojo de buey, que había heredado de otra mujer que, además, había sido su abuela. No solo es raro que la semilla tuviera un tamaño inusitadamente grande para su especie sino que la cubana describiera a la argentina como persona pequeñita y a la vez inmensa.   

En una segunda fase de análisis, lo antes estimado como absurdo empezó a revelar su lógica. Cada ejercicio de presunta naturaleza ridícula influía en la predisposición del ánimo grupal hacia la reflexión y el trabajo. Las intervenciones no resultaron disparatadas, aunque se mantuvieron en la línea subversiva tipificada en la introducción. Es alarmante la manera en que conciben el proceso de producción y difusión de informaciones. 

Los –y las- participantes, a pesar de operar en países distintos (México, Colombia, Argentina, Haití, El Salvador, Uruguay, Cuba), coincidieron en defender un enfoque alternativo de la comunicación, que saliera de los raíles del sistema de medios convencional y despreciara las bondades del capital. Estuvieron de acuerdo en que las agendas debían ser diseñadas a partir de los intereses y preocupaciones sociales y comunitarias y no a partir de los intereses y preocupaciones de los inversores –y las inversoras-. Las realidades conflictivas y de pocas luces, visibilizadas. Los criterios de noticia, modificados. El progreso que proponen las altruistas empresas multinacionales, cuestionado. Las voces de quienes protestan y se rebelan, reproducidas. El sano entretenimiento que ofrecen los canales privados, combatido con otro entretenimiento, seguramente sedicioso. La información y los conocimientos, socializados, en vez de difundidos.

Como se habrá visto, lo que proponen es un desbarajuste de proporciones gigantescas. La aparición reiterada del término socialización, ratifica las sospechas que motivaron el presente estudio. Pero quien crea que no es posible que se hayan manifestado delirios mayores, sigue subestimando a tales individuos –e individuas-. Cuando nada más se esperaba, de pronto empezaron a criticarse entre sí. Discutieron acerca de la autorreferencia, la estética y calidad de los productos comunicativos, el ejercicio de la crítica en la prensa asociada a organizaciones políticas, la dispersión entre diferentes actores –y actoras- que tienen principios en común, entre otras temáticas que diagnosticaron rápido como desafíos.

Es relevante también su posición ante el oficialismo. Si bien manifestaron su apoyo a los procesos revolucionarios nacionales y, hasta cierto punto, a los llamados gobiernos progresistas, convergieron en que los medios debían servir a los pueblos antes que a estados, partidos, instituciones y funcionarios. Insistieron varias veces en la idea de la honestidad y la ética profesional, priorizándola sobre la idea de la objetividad periodística. Incluso, concluyeron que la comunicación alternativa no es exclusiva de países primordialmente capitalistas. Consideraron que en países primordialmente herejes, donde los ideales del capitalismo resisten con heroicidad, es igual de necesaria la comunicación alternativa. Ello se fundamenta en la descabellada teoría de que la alternatividad es con respecto a pensamientos, actitudes y conductas no liberadoras, que pueden persistir en una sociedad en estado de revolución, reproduciendo el sistema que pretende destruir.    

Así fue que, el viernes 27 de septiembre, supuesto último día del taller, ante la cantidad de desvaríos que produjeron en apenas cinco días y que recogieron, sin excepción, en exageradas hojas de papel, decidieron hacer algo en conjunto que nombraron articulación. Tardaron horas en alcanzar un consenso. Las coordinadoras, pudiendo hacer uso del poder para imponer sus criterios, permitieron que cada persona que quiso dijera lo que pensaba. Nada más y nada menos que ese tipo de cosas es lo que intentan hacer con el mundo.

Al final, luego de agotar las energías para discutir que les quedaban de la semana, se pusieron de acuerdo en las maneras de hacer y determinaron acciones, fechas y responsables. En ese momento exacto, fue cuando comenzaron a notarse las ondas expansivas antes citadas. Y por un conjuro inextricable que, sin dudas, involucra a los conejos, afirmaron que continuarían concibiéndose como grupo. 

En cuanto a la movida intempestiva que dilató el encuentro, se trató de una excursión a un sitio cenagoso, con cenotes, cuevas, playas y poblaciones de cocodrilos, que está ubicado en la zona occidental del país, y fue en los años sesenta el escenario de una batalla a la que se atribuye relevancia continental. Habría que investigar mejor las razones pero, de alguna manera, tiene que ver con compotas. En esos parajes emplearon la mañana y tarde del sábado. Por lo cual, se asevera que el taller concluyó el sábado 28 de septiembre y no antes, como quisieron hacer creer.

Las despedidas que se registraron en las horas sucesivas, aunque algunas ocurrieron el jueves 26 y el viernes 27, y no fueron asumidas por nadie como despedidas, arrojaron una nueva hipótesis a la investigación que aún se procesa y analiza. Las formas en que se despidieron, con la evidente intención de reencontrarse “en el camino”, manifestaron la posibilidad de que todas esas personas se conocieran de antes. Resulta muy raro que en tan poco lapso de tiempo surgieran vínculos afectivos entre unos y otras –otros y unas- cuando ni siquiera eran del mismo país. Que no son normales, ya es dato.

(IN)CONCLUSIONES

Desafortunadamente, la presente investigación, a pesar de ser muy exhaustiva, profunda y fiel a los hechos, es en lo absoluto concluyente. Quedan todavía demasiadas sospechas por confirmar y comportamientos sin explicaciones. Quizás, infiltrarse en otro taller similar, ayudaría a establecer parámetros más definitivos. Por cuanto, se plantea la necesidad de mantener abierto el caso y considerar nuevas temporadas. Aquí no termina la historia.    

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: