Aquí mientras espero

Aquí mientras espero

no se bien con qué propósito

en un preludio de noche

huérfana de estrellas

y de miradas que se alarmen

por la orfandad del cielo

siento el frío en las muelas

repiqueteando en mi boca

la advertencia de que algo falta

para enfrentar estos vientos

presagios de melancolía

que parecen reprenderme

gritar sin pausa en mi cara

sin que yo entienda su rabia

o consiga apaciguarla.

 

El frío vulnera mi memoria

y yo termino cediendo

soy tan débil tanto

ante la voluntad de tu recuerdo

que le acepto me distraiga

y jugamos a pretender

que el recuerdo es la realidad

y la realidad futuro probable.

 

Ilusionamos más de lo que vivimos:

cuando se quiere demasiado

de lejos

los recuerdos nunca alcanzan.

 

Aquí mientras espero

sin ganas de hablar con nadie

pensar sentarme abrir un libro

veo un matorral de espinas bravas

desvanecerse con pocas lágrimas

como el fuego calla si el agua

porque esa flor aún no ha muerto

así que de acuerdo entonces

no más fuerza no esta noche 

basta de andar escatimando al alma

por un instante admito no basta

aunque mi hogar sean las palabras todas

hay ausencias que ahuecan las palabras  

porque no sirven los remos sin su barca

ni transitarme con mis manos ahora

cuando es tu abrazo abundante  

el abrigo que necesito.

En alguna calle del Vedado, 3 de enero de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: