No se qué hacer con las flores

No me importa demostrar a mucha gente que lo que escribo es cierto. Me basta con que una sola persona crea que es cierto.

No te había contado, pero nos estamos convirtiendo en flor. (…) Bueno, no sé en cuál. En una que tiene polen. (…) ¿Todas las flores tienen polen? (…) ¿Segura? (…) ¡No me grites! (…) Tú me gritaste primero. (…) Está bien. Pero a mi me gustan las margaritas. (…) Los lirios son frágiles. (…) Pues entonces seremos ordinarias. (…) Margarita, vamos a ser margarita primero, y después que nos muramos podemos ser lirio, para morirnos lirio.

Ayer en la tarde se me desprendió la vida

o quizás fue la realidad.

Le caminé y le caminé como si fuera un préstamo que el dueño apura

un préstamo mi cuerpo, un préstamo la vida, un préstamo yo al mundo.

Y pensé que podía ser cierto aquello de que la vida es sueño y los sueños sueños son

porque la muerte podía ser un despertar en el por qué del sueño.

Después enjaboné el amarillo y me enjuagué la margarita-lirio en un papel.

Anuncios

2 comentarios en “No se qué hacer con las flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s