Selfie

ImagenSelfie es cuando agarras una cámara de fotografía amateur, de las que no se apoyan en la palma de la mano, de las que estiran poco la nariz para mirar de cerca, de las que matan más con menos sospechas, y la apartas de ti modulando la distancia con el mecanismo de tu brazo. Alejas, acercas, un poco a la izquierda abajo, ciento cuarenta o cincuenta grados, no tiembles, dispara firme. Luego revisa a ver si no te degollaste demasiado mal, si quedó claro lo que querías decir. Sin embargo, siempre podrás repetir la operación hasta obtener la imagen que te complazca.

Selfie, en las sociedades smartpfhónicas –como no lo es la cubana nuestra de cada día-, es cuando agarras uno de esos teléfonos tristes que no tienen teclas, de los debiluchos que con cualquier caída quiebran su pantalla, de los que te hacen sentir agente de la película Minority Report, de los que son mera pacotilla sin conexión inalámbrica, y mediante una aplicación o algo similar transformas el teléfono en espejo, en una especie de visor invertido, te retratas con un mínimo esfuerzo y compartes el resultado en Instagram, Facebook o Twitter, con el fin de alcanzar muchos Me gusta: generador postmoderno de autoestima.

Selfie fue cuando Claudia y yo fuimos de excursión a la playa hace unos años sin saber quién era la tal Selfie, y nos hicimos la foto que introduce este texto cuando el sol tenía sus minutos contados. Había otros amigos para ahorrarnos la molestia de la incertidumbre, pero resultaba divertido fotografiarnos a tientas en un paisaje que el tiempo desconfiguraba. El encuadre se volvía una sorpresa. Esta no. De nuevo. Apúrate. Presentir más que razonar. Esas tonterías que hay que permitirse de vez en cuando para espantar la seriedad. Un obsequio meses después para ayudar a recordar.

Selfie porque divierte, porque nadie debe quedar fuera del grupo a falta de extraños, porque la digitalización de la fotografía potenció la osadía y la estetización del error, porque hay que justificar la fortuita originalidad del nombre, porque las modas sirven para que unas personas se sientan corrientes al asumirla y otras especiales al despreciarla. No creo que incentive el narcisismo. Narcisistas siempre han existido, ahora solo cuentan con un nuevo altar donde adorarse. En cualquier caso, los embelesados con su apariencia son menos peligrosos que los embelesados con sus verdades.

Selfie es sentido y contexto. No es maléfica Internet por sus perversiones, ni tampoco un oasis de la democracia y el conocimiento por sus bibliotecas, enciclopedias, redes sociales y bitácoras. La insana manía de dicotomizar la realidad nos margina en nuestra propia comarca intelectual y nos impide la experiencia de explorar y juzgar lo novedoso, incluso la posibilidad de subvertirlo, apropiárnoslo, aprovecharlo. La seguridad acerca de quienes somos es directamente proporcional al miedo a desconocernos, concientizar nuestras ignorancias, dejarnos cambiar. Los estereotipos son un lugar seguro, pero monótono, falaz y diminuto.

Selfie fue un fulano sin glorias como para instaurar tendencias, que en septiembre de 2002 compartió en un foro de la televisión pública australiana un autorretrato suyo –un primer plano de su boca atrozmente hinchada-, que acompañó con un relato épico del suceso que propició la imagen. El ingenioso hidalgo dijo: Um, drunk at a mates 21st, I tripped ofer [sic] and landed lip first (with front teeth coming a very close second) on a set of steps. I had a hole about 1cm long right through my bottom lip. And sorry about the focus, it was a selfie.

ImagenSelfie es la foto de Ellen DeGeneres en la reciente gala de premiación de los Oscar, que a los 40 minutos de ser colgada en Twitter arrasó con el récord de 778 mil 329 retweets implantado por el presidente estadounidense Barack Obama en 2012, cuando ganó las elecciones por segunda vez. La presentadora de los Premios Oscar noqueó al Jefe de Estado. De la noche a la mañana consiguió que dos millones 600 mil personas replicaran su publicación y desplazó el romántico abrazo de Mr. y Mrs. Obama con cada una de las nubecitas de su fondo a segunda posición. Bueno, la presentadora y un clan de celebridades emperifolladas y joviales que si recibieran votos por sus aficionados, dejarían al gobernante en ridículo. Nada más y nada menos que Meryl Streep, Bradley Cooper, Kevin Spacey, Julia Roberts, Brad Pitt, Angelina Jolie, Jennifer Lawrence, Jared Leto y Lupita Nyong’o son quienes aparecen en la instantánea. Pero que no queden resentimientos. Al final, la alta política debe mucho al mundo del espectáculo.

ImagenSelfie son, también, 14 jóvenes detenidos en Estambul que se juntan para una foto dentro de un vehículo policial, con el espíritu de quienes se encuentran en el tranquilo teatro Dolby de Hollywood. Una parodia a la foto de Ellen que no dinamita ninguna gran marca con sus cinco mil retweets, que no compite con los pesos pesados anteriores, pero que ilustra la creatividad y el desparpajo de quienes asumen la calle como principal escenario. Una muestra de lo que se puede hallar en los arrabales de las redes sociales.

Selfie es un ocurrente estudiante de la Academia de Bellas Artes de Brera, que tiene a bien encaramarse en la escultura del Sátiro borracho para fotografiarse y –¡ups!- le rompe la pierna izquierda. No se pregunten cómo. Afortunadamente, el sátiro que terminó cojo era una copia del siglo XIX. El original, que data del siglo III antes de Cristo, lo conserva algún museo de Munich, aunque, por supuesto, es de origen griego.

Selfie, según argumenta la periodista Elena Castelló en un texto publicado en El Asombrario, es una victoria, como la del gorila que se mira en un espejo y se reconoce, una parte esencial del desarrollo de la autoconciencia y la identidad. Igual que el bebé que se chupa los pies. Es, como digo, un juego, y los juegos siempre han sido una parte esencial del desarrollo individual. Verse la cara uno mismo: un privilegio, una magia, una conquista, algo tan serio como ser o no ser humano.

Selfie –continuamos con Castelló- tiene un lenguaje de cercanía, de despreocupación, de humor. No es un simple autorretrato, es un mensaje sobre la identidad, el aquí y ahora, y los tiempos que corren: deprisa, en un instante, algo aparentemente improvisado, un trozo de imperfección. De vida real.

Selfie salió elegida palabra del año en 2013 por los Diccionarios Oxford. Los expertos consideraron que evolucionó fuera del ciberespacio al aumentar en 17 mil por ciento la frecuencia de su uso en el idioma inglés, prevaleciendo por encima de autorretrato, aunque define exactamente eso, un autorretrato. Cualquiera diría que se trata de un despilfarro, porque si ya existe autorretrato, ¿para qué utilizar selfie? Pero, como se sabe, muchas veces la lógica no es determinante para masificar un concepto cultural.

Selfie hasta tiene familia: Helfie, Belfie y Drelfie. Helfie sería tu propio cabello. Belfie sería tu propio trasero. Y Drelfie lo que consigas enfocar de ti en estado de embriaguez. De cualquier manera, esperemos que la familia no continúe creciendo. Ya es bastante desconcertante que haya tantas personas sacándose fotos del trasero como para privilegiar el gesto con un nombre, que por muy arquetipo de la cosa que sea, hay cosas que deberían seguir siendo cosas.

Selfie, recordando a Borges y su poema El Golem, me hace pensar en aquella atmósfera sublime donde en las letras de ‘rosa’ está la rosa / y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’, y de pronto, siento que comienzo a dudar de Selfie.

Anuncios

6 comentarios sobre “Selfie

Agrega el tuyo

    1. Mar, tú y yo tenemos gustos parecidos, porque nos robamos a las mismas personas y los mismos post. Esta niña es muy buena!! y si no nos confundiera la S final, yo apostaría que M.B es Mario Benedetti 😀

  1. Vaya talento que tienes ! Envidia, mucha, y de la buena, de la que desea beber de tus letras hasta secar con mi aridez tus aguas, parafraseando al diablo, el ilustrado, con el otro no me habló …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: