Exaltación del disparate

Y seguimos arrojando el sofá por la ventana. Justo como en el cuento. Porque la culpa de que una persona le sea infiel a otra, definitivamente la tiene el sofá donde ocurren las infidelidades. Debe ser por una especie de afrodisíaco camuflado en el tejido, el material, el color, el estampado. Incluso, convendría buscar al diseñador, fabricante y vendedor, para arrojarlos a todos de una vez por la misma ventana. ¡Qué escándalo! De solo pensar en la tonga de años que han despilfarrado las ciencias sociales investigando las causas de los divorcios, me dan palpitaciones. Es muy cierto eso de que la verdad mientras más evidente, más trabajo cuesta notarla. Nadie podría imaginarse que un sofá tuviera tan malos instintos.

Por eso es que en Cuba hemos desarrollado la política del sofá. Hay un rumor de que muy pronto le van a fundar su propio ministerio, que contará con una sesión de debate en la Asamblea, y que hasta abrirán una carrera en las universidades del país para formar a esta gente lista que en cuanto se enfrenta a un problema, detecta el sofá en un santiamén y sin titubear lo lanza por la ventana. Yo creo que podríamos, inclusive, impartir talleres y cursos de postgrado para extranjeros, porque tantos años de experiencia hay que aprovecharlos y compartir nuestros aprendizajes con pueblos hermanos.

En este 2014, si hubiera que entregar un Premio Nacional de Política del Sofá –que ya es hora de que tanto esfuerzo sea reconocido-, indiscutiblemente la candidata favorita sería la Aduana General de la República de Cuba (AGR). Ese organismo autónomo y al mismo tiempo subordinado al Consejo de Ministros -según dispuso el Decreto Ley 67, en 1983-, que no solo es capaz de neutralizar las acciones del narcotráfico con su honorable escuadrón canino, sino también de determinar, con una encomiable precisión matemática, la cantidad de blúmeres y calzoncillos que necesitan las familias cubanas. Son pocas las aduanas en el planeta que expresan una preocupación tan sincera como la nuestra por el bienestar de su población, pues se comporta como una madre abnegada con sus hijas e hijos, al fomentar el buen hábito de lavar la ropa interior cotidianamente porque, de lo contrario, cuando llegue el día 25, no tendremos nada limpio que ponernos.

La reciente publicación de la lista de valoración, ajustada a las nuevas “regulaciones” con que la AGR ha venido a animarnos el verano, disponibles en la Gaceta Oficial No. 30 del pasado 11 de julio -lectura no apta para personas sin sentido del humor-, es un gesto que ha calado hondo en el corazón de cubanas y cubanos, residentes en el país o en el exterior. Ninguna persona con el mínimo sentido de la justicia olvidará nunca esta manifestación gigantesca de amor, que en el futuro será retribuida con sentimientos proporcionales. Porque quien da amor, recibe amor. Oh!, voy a terminar llorando.

Mejor me calmo, porque si en Suecia se enteran de las hazañas de esta picarilla, le entregan el Premio Nobel de Economía, y puede que en Noruega se conmuevan y hasta suelten el de la paz. ¿Se imaginan? Es que no es para menos. Para entender la dimensión de lo noble y lo nobel de las medidas, basta con leer las explicaciones difundidas por la vicejefa de la AGR, Idalmis Rosales Milanés –voz y rostro del espectáculo pero no necesariamente su artífice-, en las que insiste, una y otra vez, que los propósitos de promover el uso de 24 blúmeres o calzoncillos al mes, son los siguientes:

(FADE IN REDOBLE DE TAMBORES)

  • Proteger nuestra economía.
  • Estimular la producción y la compra en el país.
  • Evitar el lucro de quienes se aprovechan de los límites legales establecidos o –en otras palabras- cerrar el círculo a quienes burlan nuestras legislaciones.

De acuerdo con el diario Juventud Rebelde, “la vicejefa de la Aduana precisó que todos los países regulan las importaciones no comerciales en su territorio y que Cuba dispone entonces lo que, razonablemente, una persona necesita importar con carácter no comercial al regreso de un viaje para ella y su familia”.

Tres reyes magos de camino a belen aeropuerto inspeccion(FADE OUT REDOBLE DE TAMBORES)

(RISAS) OJO: Diversionismo ideológico!!!

(APLAUSOS Y VÍTORES)

Uy, me he dado cuenta de que he cometido un error de cálculo grave. Los 24 blúmeres no pertenecerían solo a la persona que viaja sino que, en esa cifra, al parecer, ya se incluirían los de la familia. O sea, que si yo me fuera de viaje, tendría derecho a llevarme cuatro blúmeres -no importa por cuánto tiempo me marche- si quiero regresar luego con dos blúmeres para cada una de las 10 mujeres de mi familia más cercana, desde mi abuela de 90 años, hasta mi sobrina de cinco. A mis amigas que las parta un rayo. ¿Para qué tanta solidaridad, si a los imperialistas les ha ido de maravillas con el egoísmo? Es más, me quedo yo con los 24 blúmeres y se acabó.

No obstante, guardando por un momento el tema de la ropa interior, el plato fuerte de la lógica aduanal, sus argumentos estrella, aparte de aquel que se ha vuelto tan recurrente en los últimos años, que empieza con “en cualquier país del mundo” –como si desde 1959 Cuba fuera comparable con cualquier país del mundo-, se sintetizan en dos oraciones: “sin dudas, estas medidas no perturbarán la tranquilidad de la mayoría de nuestra población”, y “regulamos las importaciones de las personas naturales con fines no comerciales y esto no guarda relación con el abastecimiento del trabajo por cuenta propia y otras formas de gestión no estatal”.

Los cuentapropistas y la mayoría de la población no están de acuerdo, pero bueno, no son más que un montón de malcriados y malagradecidos, que no entienden que esto es por su bien, igual que el aceite de hígado de bacalao sin saborizante –ni proteínas, solo el mal sabor-.

Ahora sí en las tiendas empezarán a aparecer los productos de primera necesidad como frutos silvestres, y al proletariado le alcanzará su salario para cubrir alimentación, higiene y transporte, reparar los salideros de la casa, cambiar los bombillos fundidos, llevar a niñas y niños de vacaciones, y hasta comprar blúmeres y calzoncillos. Un blúmer ya no costará la cuarta parte de un salario, o un salario será mínimo 50 veces el precio de un blúmer. La industria nacional se convertirá en una locomotora que andará en conjunto con los mejores diseñadores del país. Las mercancías dirán en alguna parte “Hecho en Cuba” y no las cobrarán nunca más como si fueran “Hecho en Júpiter” y transportadas en cohetes.

En el tal BRICS tendrán que apretarse e incorporar otra C al grupo, porque la economía cubana de tanto estímulo, logrará orgasmos múltiples y un éxtasis más intenso que el de Santa Teresa. El cineasta danés Lars von Trier tendrá que agregar otro volumen a su película Nymphomaniac con las intensas escenas que se proyectarán en todas las ciudades del país. La pacotilla, con su peligroso olor característico, desaparecerá del imaginario popular y quedará exclusivamente en libros de historia subversivos, donde la colocarán como una de las causas principales por las que Cuba sobrevivió la larga noche del Período Especial, que seguro renombrarán Crisis Socioeconómica. Y como nadie lucrará y a nadie le traerán cosas “de afuera”, todos seremos igualiticos, igualiticos –los que aquí quedemos bostezando sin taparnos la boca porque no atraeremos ni moscas-.

Igual yo voy a ayudar a mi amiguita Idalmis, o a la incógnita que la dirige, y darle una buena razón más para las nuevas normativas, que hasta el momento no se les ha ocurrido mencionar: incentivar la natalidad infantil. La mujer que no se anime a parir con esa esperanzadora lista de valoración de la aduana, no pare con nada. Dentro de poco, vamos a ver el tremendo impacto que causará esta medida en el crecimiento poblacional. En la demografía habrá un antes y un después de la intervención de esta mano mágica. Cuño y fecha a lo que pronostico.

(Y aquí va un guiño al Ministerio de Salud Pública o al organismo autónomo y subordinado que le corresponda: embúllense y penalicen el aborto, que eso va a ser el sofasazo del 2015.)

Todavía yo no entiendo como hay cientos de comentarios, entre los periódicos Granma y Juventud Rebelde y el portal Cubadebate, de personas que no están de acuerdo con las resoluciones. ¡Es inconcebible! A veces a mí la gente me desconcierta. Eso me ha provocado un dolor tan grande en el corazón, ver tanta incomprensión, tanta ingratitud, tanta crítica. Hay que leer lo que se está diciendo en los foros de discusión. La verdad es que estoy insultadísima. Voy a compartir una muestra muy simple de las opiniones que circulan en el ciberespacio, así sin antifaces, a los ojos del mundo entero, transformando, injustamente, a la ilustre AGR en un hazmerreir.

Santiaguero: “Razonablemente”???? Pero es que los precios de nuestras “tiendas” son “razonables”???? Un IVA del 250% es razonable??? Qué funcionario, o grupo de funcionarios determinó lo que es razonable y lo que no? Y los que lo hicieron, estarán sometidos a las mismas leyes que nosotros? (…) (12 de Julio del 2014 15:52:54, Juventud Rebelde).

Rita María: Estoy muy de acuerdo con que se proteja la industria nacional, si esta no fuera tan anticuada y de mala calidad, sería muy bueno que a tenor con las nuevas regulaciones aduanales se aprobara una ley que obligara a quienes compran la ropa y el calzado que se comercializa en nuestra red de tiendas recaudadoras de divisas que vistieran y calzaran con lo que compran 6 de los 7 días de la semana, y estoy como José sorteando a quién de los miembros de mi familia no le llevo zapatos y eso que no estoy burlando leyes, estoy trabajando, congelándome en Rio Grande do Sul, Brasil como médico no como mula cargando y vendiendo cosas, o lo otro seria eliminar de la familia aquellos miembros que no son padres, esposo e hijos mayores porque no alcanza la cuota para los más chiquitos, como ya hizo Bush en su momento, waooo que calma hay que tener con quienes tienen la fuerza aunque no les asista la razón (12 de Julio del 2014 13:40:26, Juventud Rebelde).

Harold Cárdenas Lema: ¿Es legítimo que se persiga la importación de ropa por ciudadanos? ¿No sería más justo crear un marco legal para que esto sea posible? ¿Deben pagar el resto de los ciudadanos que viajan esta cacería contra las “mulas”? No creo que estas medidas impopulares salven a la Revolución, más bien podrían destruirla (14 de Julio del 2014 16:58:46, Juventud Rebelde).

Ramón: Entonces Cuba autorizará las importaciones con carácter comercial como es normal en todos los países del mundo, quien responde esta pregunta, y si el pueblo entero desaprueba esta medida, que medios tiene el pueblo para defenderse de las imposiciones, pues Cuba es el pueblo no solo los que toman las medidas ellos solo son parte de este pueblo honrado y trabajador (…) (12 de Julio del 2014 10:34:19, Juventud Rebelde).

Roche: Es totalmente incomprensible que se tomen medidas de este tipo justo en el momento en que el país aprueba una Ley de Inversión Extranjera, en la cual se le dan todo tipo de facilidades a los inversores foráneos, incluidas facilidades impositivas y arancelarias. Acaso los posibles inversores no lo harán con la intención de lucrar? Hace más de 50 años que apuntamos al bloqueo como el causante de los más diversos problemas que nos afectan, entre ellos los elevados costos de la mayoría de los productos que debe importar el país, y al mismo tiempo establecemos todo tipo de normas que terminan por tener el mismo efecto que el bloqueo. (…)  (11 de julio de 2014 05:00:00, Granma).

De Habana Linda en FBCaro: (…) Las personas no compran en otro país con CUC, compran con dólares o euros u otra moneda, cuya fuente primaria en un 99 % de los casos es o remesas recibidas del extranjero o dinero que la persona se ganó cumpliendo una misión que genera ingresos en divisas al Estado cubano. ¿Por qué hablamos de inversión extranjera y no dejamos que estas personas inviertan, pongan una tienda, importen legalmente la mercancía y la vendan y el Estado les cobre impuestos y aranceles por ello? ¡Ah, porque preferimos la competencia desleal ya que las TRD venden con un índice de al menos el 240 %, productos de baja calidad, pésimo servicio postventa y frecuente desabastecimiento de productos!  (…) (14 de Julio del 2014 12:01:24, Juventud Rebelde).

Miguel Céspedes: (…) Si se quieren poner en práctica regulaciones, normativas y no restricciones que afectan al pueblo, entonces es necesario ser más objetivos y hacer consultas populares abiertas y transparentes, que den fe de las intenciones del estado al respecto y enriquezcan nuestra democracia y los procesos de cambios y evolución del socialismo en Cuba, los compañeros de la aduana deben saber que el 90% de los cubanos que viajan son menos de 167 mil personas, mucho menos del 1% de la población, y si tenemos en cuenta la acumulación de las carencias durante años, las dificultades que enfrenta un cubano para viajar, la mala calidad y la poca variedad de la ofertas en las redes comerciales del país, ese 90% tiene una responsabilidad grande en la solución de problemas de familiares, amigos, vecinos y amigos de los amigos, como es común, en nuestro sistema relacional espontáneo y solidario. (…) (12 de Julio del 2014 10:00:56, Juventud Rebelde).

Chino: Realmente es muy triste lo que ocurre. La mayoría está en contra de las excesivas regulaciones que impone la aduana, y como se toma eso en cuenta cuando nos llamamos paladines de la democracia? Miren todos los comentarios, nadie está a favor de esas medidas. Se respeta o no el derecho de las mayorías? Otra cosa, como queda el derecho de los negocios privados del cuentapropismo (que según las voces oficiales juega un papel fundamental en el proceso actual)? Muchos de estos negocios dependen de insumos que en Cuba no existen… Como se garantiza el derecho a importar estos insumos??? (…) (14 de Julio del 2014 22:18:37, Juventud Rebelde).

JA Ramón Hdez.: Dos cosas: Pagamos justo por pecadores. Se fue al extremo de 30 pares a solo 5. Chico, yo tengo tres hijos, mujer, familia!!! Incluso tengo la mala costumbre de yo usar zapatos también. Mira mejor no sigo por ahí porque me da un infarto. Lo otro. ¿Cuándo van a implementar la importación comercial a las personas físicas (jejeje y a las químicas)? Con impuesto lógicos. Porque no veo nada malo en que la gente se dedique a mercadear. Eso es una actividad normal. Malo es que las TRD me vendan un TV viejo (de CRT) en 300 CUC…o que el litro de aceite valga dos días de salario (11 de julio de 2014 07:17:20, Granma).

Andrés: esto se llama como un libro que leí hace tiempo, “El derecho al pataleo de los ahorcados”. Suerte a todos (11 de julio de 2014 04:39:39, Granma).

Abelboca: Que digan en la mesa redonda a dónde van a parar todos los objetos decomisados en la Aduana. En otros países hacen una feria de venta por decomiso a precios bajos. ¿Qué se hace en Cuba con todos esos objetos y quiénes se benefician con ellos? (11 julio 2014 a las 11:11, Cubadebate).

Osmany Fidel: Lamentablemente me entero de la medida por un correo alarmante que me enviara mi esposa desde Brasil, donde se encuentra trabajando como Especialista en MGI. Más lamentable aún que lea y escuche… si no se asombre (Ud que puede en este momento leer mi intento de comentario) las voces de los que reclaman por la aplicación de la ley. Soy un trabajador honesto desde los 17 años, somos una pareja joven con una niña de 4 años que en este momento está bajo mi cuidado pues hemos sacrificado tanto para poder tener una casa propia y esas pequeñas comodidades a las que pudiéramos acceder al termino de la misión de mi esposa. Ahora esta ley nos deja sin esperanzas, nos deja boquiabiertos y con una extraña sensación que va comiéndonos por dentro. Recuerdo al término del artículo y después de los comentarios cuando de pequeño soñaba que tenía un juguete muy deseado y al despertar tenía en las manos, repito la palabra, la sensación de su peso y forma pero la realidad del despertar me mostraba que había sido eso, un sueño… por favor (A quien pueda interesar) no nos corten más las alas. Fraternalmente: Osmany Fidel Gómez Cordero (16 julio 2014 a las 16:16, Cubadebate).

Pero, mis queridos funcionarios aduanales, no hagan caso a esa turba de desubicados. Son meras habladurías. Esta es gente que no solo tiene la mala costumbre de usar zapatos, sino, además, de pensar. ¡Atrevidos! Pensar y tomar decisiones es asunto de ustedes. A nosotros lo que nos toca es obedecer con disciplina, como obedecen los menores a los adultos. Así que no se me depriman y me levantan ese ánimo. Sigan ahí, en pie de lucha, adiestrándose para contar rápido los blúmeres –que los abren bien para que no les metan el cuento de que un calentico es un short corto, ni que un hilo dental es una liga de pelo, para pasar 25, cuando son 24, ni uno más-. Y a implantar una cabina de vigilancia dedicada a observar las nalgas de las mujeres cubanas, que seguro ahora empiezan a ponerse 30 blúmeres para adulterar la cifra autorizada. Que el cubano se le escapó al diablo.

En cuanto a los cuestionamientos acerca del destino de los decomisos, no se den ni por enterados. La respuesta de Idalmis fue más que convincente: “según el tipo de mercancía, la Aduana la entrega a las entidades legalmente establecidas y estas las distribuyen a los organismos correspondientes”. Entidades, organismos, esos son detalles, pamplinas. Tenemos confianza ciega en la integridad de su personal, pues hay una trayectoria que los avala. Son casi leyendas urbanas. También rurales. Héroes y heroínas que iluminarán las páginas de nuestra historia.

Ya casi termino mis exaltaciones, aunque no sin antes felicitar al equipo, individuo o individua, que respondió en nombre de la AGR a los comentarios en Cubadebate, cuya firmeza y paciencia no quisiera pasar por alto. A pesar de todo, la causa fundamental de las protestas radica en problemas de comunicación. Al pueblo hay que explicarle cuantas veces sean necesarias. Repetir, repetir y repetir sin cansarse. Todo esto no ha sido más que un malentendido. No es que existan tantas personas inconformes y en desacuerdo con las regulaciones ¡Solavaya! Quienes critican, es porque no saben. Aplaudo la iniciativa de reproducir lo que dice la gaceta, que ahí está todo.

La racionalidad, pertinencia y justicia de las leyes no nos corresponde a nosotros cuestionarlas. Las leyes se cumplen porque si alguien las escribió, por algo será. ¿Y quién dijo que las leyes deben regular su realidad, ser coherentes con ella, y resultado de un consenso y no de imposiciones? Alguien que no entienda nada del tema, como único. Lo importante con esto de las leyes es que se parezcan a las leyes de otros países, no interesa cuáles. Además, se imponen. No se someten a discusión, ni a consulta popular, ni a referéndum. ¡Qué anticuado! Aunque el 90 por ciento de las personas que deban cumplirlas no estén de acuerdo, igual la ley es la ley. Bastante que los organismos autónomos y subordinados se toman la molestia de decirla y decirla.

Por último, dejo una contribución, porque con esto de perfeccionar nuestro modelo, que es muy bueno y bonito tal cual está, solo hay que darle una pinturita por aquí y por allá, como que me he entusiasmado. Yo quisiera sugerir que los shorts, pulóveres y vestidos reversibles, esos que se ponen por un lado y por otro, los cuenten como dos piezas. Igual unos pantalones que hay que vienen con un zíper en la rodilla y se vuelven bermudas. Igual con unas sayas que no solo son reversibles sino que, inclusive, sirven como vestidos porque traen un catálogo con no sé cuantas maneras de ponerse ese trapo nocivo.

Socializo los contactos de la AGR en un recuadro, por si alguien con similar ánimo cooperativo desea aportar elementos que considere quedaron por restringir, quiero decir, por regular, en el listado de valoración recién publicado. Esta es nuestra oportunidad de oro para solucionar las dificultades económicas de la nación. Que todo sea por legar a generaciones posteriores, una política del sofá cada vez mejor.

Aduana General de la República

Calle 6 y calle 39, Plaza de la Revolución, La Habana, CP 10400
Tel: (537)855-5466-71 Fax: 883-5222

La Oficina de Atención a la Población, es el órgano encargado de recibir, tramitar y dar respuesta a las Preguntas, Quejas y Reclamaciones que nuestros usuarios deseen hacer y está ubicada en las oficinas de la Aduana General de la República.

http://www.aduana.co.cu/index.php?option=com_content&view=article&id=24%3Aoficina-de-atencion-a-la-poblacion&catid=3%3Anoticias-viajeros&Itemid=132&lang=es

Localización de las Oficinas Centrales de la Aduana cubana
Horario de Atencion personalizada en sus oficinas de calle 6 esquina a calle 39: de lunes a viernes de 8:00 am a 12 m y 1:00 pm a 4:00 pm.

Atención de Preguntas, Quejas y Reclamaciones por vía telefónica: (537)883-8282, (537)883-7575 y (537)881-9732

Atención de Preguntas, Quejas y Reclamaciones por correo electrónico: publico@agr.aduana.cu

(Informaciones de contacto tomadas de Cubadebate)

Anuncios

16 comentarios en “Exaltación del disparate

  1. Luego de esto hay muy poco que decir. Lo peor de es que quienes deciden (Idalmis ni pinta, ni da color, ni come frutas) continúan con una actitud MUY arrogante, suponen que pastorean a un rebaño, mansas ovejas que se han adaptado a caminar por los senderos que indica el pastor (también hay que considerar a los perros que suelen morder las canillas de las ovejas descarriadas), nada sucede, nada. ¿Las ovejas se podrían llegar a Calle 6 y calle 39, Plaza de la Revolución y reclamar allí que no le quiten la lana? Claro que no, las ovejas están para eso para darle lana al pastor, para que lucre el pastor/granjero. Y yo que pensé que ya la granja era de los animales, que no había granjero, que ahora todos éramos iguales. Pues sí, claro que sí, ya no hay granjero, ahora todos los animales son iguales y los cerditos se encargan de hacer valer esa igualdad.

    1. Por ahora, muchas ovejas tienden a buscar otras praderas. Creo que hoy la protesta mayor de nuestra sociedad es la emigración. Es un contexto complicado y muy hostil a la fe, en especial para las juventudes.

  2. Reblogueó esto en Pamelasy comentado:
    Por más que intento imaginar cómo contarán blumers y cuchillas de afeitar en el aeropuerto, no logro encontrar una manera que disfrace tal ridiculez…Le ronca a estas alturas del juego!!!
    No a las mulas!!!
    A elevar los ingresos en nuestras tiendas, no importan los precios exagerados, la poca oferta y mala calidad de la misma!!!
    Productos normados, y no se hable más!!!!

  3. No puedo imaginar que la Aduana General de la Republica haya tomado una decision sin la autorizacion de los maximos niveles de Gobierno

    1. No, tampoco yo, pero me duele imaginar que los altos niveles del gobierno estén tan distantes de la realidad y sean tan insensibles a las necesidades del pueblo, como para aprobar esas regulaciones.

      1. A los “altos niveles del gobierno” desde sus casas y oficinas refrigeradas no quieren ver ni les importa un carajo cómo vive Liborio Carnero.
        Por instinto siempre vemos a la pandilla castrista como el culpable del desastre cubano, ignorando la pasividad y hasta la entusiasta complicidad del pueblo. Para bailar tango se necesitan dos.

  4. Aunque algunos no lo crean, una de las claves del despegue economico de Vietnam fue la pequeña empresa familiar. A principios de los 90, los vietnamitas viajaban a China, India e incluso a la todavia existente Union Sovietica y llevaban de vuelta los productos que vendian en pequeñas tiendas pertenecientes a la familia. Todavia persiste el concepto del Ministerio de la Croqueta que tanto daño hizo a la economia del pais, el Control absoluto de la importación , distribucion y venta de miscelanea quincallera, baratijas y chancletas por parte de burocratas ineficientes, no siempre honrados administradores de la propiedad social. Esos son, conscientes o inconscientes, obstáculos a la actualización del Socialismo.

  5. Bueno excelente blog. Casi me cuesta el divorcio. Pero no por infidelidad y tampoco por culpar al sofa, sino a la COMPUTADORA,
    Leo el blog a mi esposa y esta me pregunta ¿Que es eso que estas leyendo?
    Yo ingenuo, nada un escrito de una periodista de Granma.
    Pero ella me reprocha, ¿De Granma? y como es eso, a quien quieres engañar si el servidor donde andas metido esta en la boca del lobo (léase imperio, EEUU, USA o como guste). Mira, que te vas a buscar que nos supendan la cuenta y despues que nos hacemos….
    Digo: Tranquila que eso es un error. LO saque del Granma. Te lo voy a demostrar, Voy a comprar el periodico en papel y te lo muestro…
    Conclusiones: LA CULPA NO ES DEL SOFÄ; ES DE LA COMPUTADORA.
    Entonces A BOTAR LA COMPUTADORA.

  6. bueno m.b.s. buen articulo…creo que hay que permitir la importacion controlada y pagar aranceles justos no desmesurados…aunque lo ideal seria aumentar la produccion y calidad de los productos cubanos…en cualquier pais capitalista, como españa, el traer un viajero digamos 20 pantalones,bolsos o cantidades grandes de un producto sin previa autorizacion se considera contrabando y es un delito multado muy fuerte y hasta con carcel…
    saludos a mi cuba bonita

    1. Sí, pero son circunstancias distintas. Toda regulación debe partir de su realidad, de sus particularidades. Si los mercados en Cuba tuvieran comportamientos similares a los de España, entonces sería lógico eso, pero nuestro caso es bien diferente. Saludos también para ti y para España, y gracias por pasar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s