Her morning elegance

mi  cama es un país anárquico esférico y sin jerarquías aunque por principio descreo de los anarquistas siempre mucho menos que de los agnósticos que son sabrá dios cuántas veces más aburridos cortos de imaginación y de colores por pereza pura   pero antes yo decía que encima de mi cama soberana soy tan importante... Seguir leyendo →

Anuncios

Cómo perder un avión y sentirse la persona más afortunada del mundo

En términos estrictos, no perdí el avión. Solo no me dejaron abordarlo por arribar al aeropuerto 20 minutos después de la hora reglamentada. Había empacado mis desórdenes desde el viernes. El bulto más grande estaba asegurado con precinta. Todos los regalos estaban en bolsitas independientes y organizadas de manera que no fueran a aplastarse, quebrarse, derramarse.... Seguir leyendo →

Salarrué (o en busca de Roque Dalton)

Cuando caí en este país, pensé que Roque Dalton iba a ser el primer escritor que me convocaría. Roque Dalton era para mí la literatura salvadoreña. En la jungla de mis fértiles ignorancias, la literatura salvadoreña era Roque Dalton. Pero para empezar, me dejé a Roque en casa. Yo quería traerlo conmigo de vuelta a sus orígenes, para... Seguir leyendo →

El Salvador. Semana I. En espera del miedo.

Me advirtieron que no saliera sola. A ninguna parte. Que no me confiara. Que me entretuviera con Internet. Que descargara videos y juntara bibliografía. Que trabajara siempre. Porque este no es país para conocer. Mejor quedarse quieta y a salvo. San Salvador no es San José, donde me permitía perderme y preguntar a la gente... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: